21.2.08

reciclaje

no es q me guste reciclar, lo que de verdad me gusta es coger las botellas de cristal y tirarlas con fuerza al contenedor verde para que se rompan en mil pedazos. en casa voy acomulando las botellas en una esquina con la meticulosidad de un asesino en serie y cuando tengo unas cuantas acomuladas y llevo un par de dias con cierto estres, las meto en una bolsa, bajo a la calle y con toda serenidad me acerco al contenedor verde, miro a mi alrededor que no haya nadie cerca y empiezo a tirar las botellas una a una con todas mis fuerzas y siento que me voy relajando poco a poco gracias a los botes de mermelada, a las cervezas de aquella cena y las botellas de vino que me regalaron en el lote de navidad.

2 comments:

Mo said...

Ay sí! Ay sí! Lo malo es que cuando más me apetece masacrar cristales es más allá de medianoche, cuando el barrio está en silencio, y me siento tan culpable! Pero es totalmente liberador!!!!

bito cels said...

muchas cosas ganan con nocturnidad y alevosia.