15.1.10

engaño

a veces cambia el color de los salvamanteles y de las servilletas, se sienta en otra silla y duerme en el otro lado de la cama, se viste con algo diferente y desayuna antes de la ducha. algunas veces cambia el camino para ir al trabajo y se viste sin corbata, se toma un zumo a media mañana en vez de un bocadillo, cambia de sitio las cosas de su mesa y se toma otra marca de cerveza y, si esta de humor, hasta se fuma otra marca de cigarillos. Y hasta algunas noches se acuesta con otra mujer para sentir que su vida no es pura rutina.

4 comments:

Pedro Arroyo said...

una manera de sentirse vivo ... la rutina te mata lentamente.

Fauna Rodriguez said...

interesante forma de engañar la rutina... o de autoengañarse.

isidre santacreu said...

Y sin ella, sin la rutina, ¿qué nos queda..? Aunque sea para engañarla...

Eria.. said...

Un magnífico final al texto. Lo corona.